Las llantas o neumáticos son uno de los de elementos de seguridad más importantes de tu auto. Dales la atención que merecen.

Las llantas son el único elemento de tu automóvil que mantiene contacto con la superficie y por ello es uno de los factores más importantes a cuidar, pues su buen estado se traduce en seguridad para ti y tus acompañantes.

Conocer el estado de tus llantas (neumáticos) es sencillo, y se basa en mantener el dibujo con suficiente profundidad para desalojar el agua que encontramos en el camino.

Un neumático liso siempre brindará un mejor agarre pues tiene mayor superficie de contacto con el asfalto, como lo podemos ver en los autos de Fórmula Uno. Sin embargo, eso no puede funcionar para nuestros autos, pues nos enfrentamos a diversas circunstancias climáticas, como la lluvia, granizo o hasta nevadas.

Si el neumático fuera plano no permitiría la salida del agua, lo que provocaría “acuaplaneo” (aquaplaning), que es cuando se forma una capa de agua que impide que la llanta toque el piso. El auto pierde el agarre y derrapa.

Para ello se crearon los canales de desagüe, que permiten que la propia llanta desaloje el líquido y se mantenga el contacto con la superficie.

En algunos países europeos las leyes exigen una profundidad mínima de dibujo de 1.6 milímetros. Si tu llanta no tiene esa profundidad mínima, debes cambiarla de inmediato.

Verificar el estado

*Estaciona tu auto en un lugar plano

*Pon el freno de mano

*Gira el volante a la izquierda hasta que no puedas más.

Así, el neumático quedará libre para que puedas usar el “profundímetro”, si no cuentas con uno, usa un palito de madera y con una regla mide los milímetros.

Si no puedes medir la profundidad, busca en tu llanta el “Testigo de fondo”, que es una línea en relieve que se encuentra dentro del canal de desagüe. Si el Testigo de fondo se encuentra al mismo nivel que el dibujo, cambia tu llanta de inmediato.

Deberás medir el nivel de profundidad en tres puntos de la llanta: interno, central y externo. También se recomienda realizarlo en distintos puntos de la circunferencia, para comprobar que el desgaste es uniforme.

Repite el proceso en tus cuatro neumáticos. Es recomendable cada seis meses realices alineación y balanceo de tus llantas.

Recuerda que todos nuestros autos han aprobado los exámenes de seguridad, incluyendo el estado óptimo de sus neumáticos y están listos para que escojas el que más te gusta.

© 2018 Todos los derechos reservados por alfonsobernal.com.mx

logo-footer